Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Aspectos psicológicos

5 consejos para sentirte mejor mental y emocionalmente

 

11/04/2018     Comentar
emociones esclerosis multiple

Afrontar un diagnóstico de esclerosis múltiple no es, en la mayoría de los casos, nada fácil para la persona con esclerosis múltiple y su entorno. Aceptar la enfermedad y aprender a convivir con ella es una parte muy importante del proceso que en muchas ocasiones queda en segundo término, sobre todo si los síntomas son incapacitantes.

Sentirse bien a nivel mental y emocional puede depender de cómo afrontemos los obstáculos que van apareciendo y cómo nos adaptamos a esta nueva situación. En lugar de centrarnos en la situación que nos ha tocado vivir, podemos pensar en los recursos que poseemos para superarla. A continuación, te presentamos unos consejos que pueden ayudarte a desarrollar una actitud resiliente y mejorar tu bienestar mental y emocional:

Conecta con los demás

No te escondas. Habla con tu familia, amigos, y entorno, conecta con ellos, fortalece esas relaciones y déjate ayudar. Hay muchas formas de hacerlo: reserva un tiempo cada día para estar con tu familia, llama más frecuentemente a los amigos, habla sobre tus emociones, usa la tecnología para mantener el contacto con personas que viven lejos...

Acudir a un grupo de apoyo o conocer a otras personas con la enfermedad también puede ser de gran ayuda: compartir experiencias, dudas y puntos de vista te ayudará a no sentirte solo. Muchas personas pasan por lo que tú estás pasando, y es bueno compartirlo.

Mantente activo

Practica ejercicio moderado a diario.  Puedes salir a caminar, hacer ciclismo, yoga, natación… es importante que encuentres una actividad que te guste y la integres en tu vida. El ejercicio físico ha demostrado ser un complemento eficaz a la hora de prevenir y tratar la depresión y los trastornos del estado de ánimo, por ejemplo, estimulando la liberación de endorfinas o modulando ciertas señales que contrarrestan las alteraciones metabólicas y neuronales que se producen en algunos de estos trastornos.

Aunque a veces, sobre todo durante una recaída, pueda ser difícil, el ejercicio te ayudará a mantener la salud física, emocional y a prevenir enfermedades.

Sigue aprendiendo

Aprender a lidiar con la EM y aprender a pesar de la EM. El aprendizaje continuo puede mejorar el bienestar emocional, la autoestima y la confianza en uno mismo, y se asocia con mayor satisfacción, optimismo y capacidad de afrontar el estrés.  Hay muchas formas de seguir aprendiendo en la vida, y en muchos casos implican también tener que interactuar con otras personas. Puedes plantearte un reto que siempre hayas querido cumplir, aprender un nuevo idioma, a tocar un instrumento, a cocinar…

Ayuda a los demás

Pequeños gestos cotidianos pueden ser de gran ayuda para muchas personas y también tienen beneficios para ti y tu satisfacción personal. Ayudar y cooperar con otras personas estimula las áreas de recompensa del cerebro y puede mejorar tu bienestar emocional. Ceder el asiento en el metro o en el autobús, ayudar a alguien a cruzar la calle, ayudar a un compañero de trabajo o hacer un voluntariado son ejemplos de pequeños gestos que pueden marcar la diferencia.

Practica el ‘mindfulness’

El mindfulness, o conciencia plena, consiste en prestar atención al momento actual, a tus pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente que te rodea, es decir, centrar tu atención en lo que percibes en un momento determinado, sin preocuparte por tus problemas, sus causas y consecuencias. Una forma de lograrlo es mediante la meditación, que muchos estudios asocian con la reducción del estrés y el alivio de síntomas de depresión y ansiedad.

 

Acceso al documento original:

Five tips for living with MS and mental wellbeing. Disponible en: https://www.mssociety.org.uk/ms-support/community-blog/2017/05/five-tips-living-ms-and-mental-wellbeing

0 comentarios