Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Factores de riesgo

La esclerosis múltiple por la noche: un estudio sobre la falta de sueño, la fatiga y la somnolencia

 

Sage - 09/03/2016     Comentar
dormir con esclerosis múltiple

Los afectados de esclerosis múltiple (EM) a menudo sufren problemas de sueño, fatiga, somnolencia, alteración del estado de ánimo y disfunción cognitiva. Muchas veces la interrelación entre los síntomas de las diferentes afectaciones no se ha tenido en consideración y han estado poco comprendidos. Un estudio del “Multiple Sclerosis Journal – Experimental, Translational and Clinical” indica que los afectados de EM con poca eficiencia del sueño pueden sufrir una reducción de la función cognitiva.

La fatiga tiene una prevalencia del 75% entre los afectados de EM y es uno de los síntomas más comunes entre este grupo de pacientes. Por otra parte, la somnolencia diurna afecta a entre el 19-34% de los pacientes con EM. Los síntomas de la fatiga y de la somnolencia diurna no son exactamente los mismos y existen múltiples estudios que indican que están correlacionados entre sí, mientras que otros estudios dicen que no tienen nada que ver.

El objetivo del estudio era documentar los parámetros objetivos del sueño entre los afectados de EM con problemas de sueño o fatiga a través de polisomnografias y tests de latencias múltiples, aparte de determinar si existía correlación entre la fatiga, la somnolencia y las alteraciones cognitivas y de estado de ánimo.

Para llevar a cabo el estudio se realizaron diversos tests a 32 pacientes afectados de EM con problemas de fatiga o de sueño.

Los resultados del estudio indican que la media de eficiencia de sueño de los afectados de EM es del 75,1%. El estudio también indica que la media de tiempo en que los afectados de EM se despiertan después de haberse dormido es de 66,2 minutos, que la "latencia del principio del sueño" es de 43,3 minutos y que las latencias múltiples son de 10,43 minutos. Otros datos destacados del estudio indican que diez pacientes no tenían sueño profundo, que cuatro no tenían movimientos oculares rápidos (o fase REM, en inglés), ocho mostraban un incremento de movimientos en diferentes partes del cuerpo y doce tenían apnea del sueño obstructiva. En definitiva, 30 de los 32 pacientes estudiados mostraban algún tipo de desequilibrio del sueño. Por la elevada proporción de personas con EM que sufrían problemas de sueño, las polisomnografías deberían considerarse en pacientes con fatiga o somnolencia para descartar trastornos tratables.

Acceso al documento original:

Multiple Sclerosis Journal - Experimental, Translational and Clinical https://in.sagepub.com/en-in/sas/journal/multiple-sclerosis-journal-%E2%80%93-experimental-translational-and-clinical

  • Valora este contenido: 

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información