Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

¿Cuáles son los síntomas?

Fatiga: una guía para personas con esclerosis múltiple

 

National MS Society - 17/04/2014     Comentar
fatiga

La fatiga es el síntoma más común de la esclerosis múltiple y, en muchos casos, se convierte en uno de los peores, ya que puede llegar a repercutir enormemente en la calidad de vida de los afectados. Como otros síntomas, muchas veces es difícil distinguir la fatiga derivada de la esclerosis múltiple, ya que también puede estar causada por otros factores. Aún no se conoce la causa exacta del cansancio como síntoma de la enfermedad, aunque sí se puede combatir y superar de diferentes formas, con el objetivo de que no repercuta negativamente en la vida diaria de los pacientes.

Las personas con esclerosis múltiple que sufran fatiga deben, en primer lugar, detectar la fuente de este cansancio. Existen diferentes causas a evaluar antes de determinar que se trata de un síntoma de la esclerosis múltiple. Así, primero, hay que valorar otros factores que pueden incidir en el cansancio como el clima, los medicamentos que toma el paciente, los trastornos de sueño, o la depresión y el estrés.

Tras rechazar estas causas y si el cansancio está, definitivamente, vinculado a la EM, existen tres tipos de fatiga:

  • La fatiga relacionada con problemas de movilidad: la esclerosis múltiple puede provocar que actividades fáciles y cotidianas se conviertan en un sobreesfuerzo para los afectados, y por lo tanto, produzcan cansancio. Entre los problemas de movilidad destacan la ataxia, relacionada con la descoordinación muscular, y la espasticidad, vinculada a la rigidez de los músculos. Estas dificultades pueden tratarse mediante estiramientos o con equipos que faciliten la movilidad del paciente.
  • La fatiga relacionada con problemas respiratorios: uno de los síntomas más graves de la esclerosis múltiple es su incidencia en la respiración del paciente. Esto provoca que cualquier actividad pueda llegar a agotar y aumente el cansancio. Para tratar este tipo de fatiga, se puede recurrir a ejercicios de respiración para mejorar el funcionamiento de los pulmones o a un terapeuta ocupacional que le aconseje sobre aparatos que ayuden a respirar.
  • Fatiga primaria de la EM: se trata de un diagnóstico por eliminación, cuando ya se ha comprobado que las otras dos causas no son la fuente del cansancio.

En el caso de la fatiga primaria, la causa no está identificada, y por lo tanto, determinar un tratamiento es más complicado. Las soluciones se basan en estrategias marcadas por especialistas y en medicamentos recetados.

Muchas veces, algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a mitigar dicho cansancio. Medidas tan simples como seguir una dieta saludable, dejar de fumar, tener un horario planificado de actividades, mantener el cuerpo a una temperatura fresca, o realizar ejercicios de relajación, pueden ayudar de manera sorprenderte a reducir el nivel de fatiga, sin necesidad de soluciones médicas.

Si todos estos recursos no son suficientes y la fatiga sigue repercutiendo en la vida de la persona, se debe recurrir a un experto en equipo adaptativo, que evalúe su estado y cree las denominadas Estrategias de Eficacia de Energía (EEE). Así, este experto, según la situación, creará un programa de ejercicios aeróbicos, le aconsejará posibles cambios en sus aparatos para que le sean de máxima ayuda, y valorará modificaciones en el ambiente de la casa del paciente y de su puesto de trabajo para mejorar su calidad de vida.

Para conocer con qué frecuencia la fatiga se convierte en un síntoma de la esclerosis múltiple, se han realizado diversos estudios en todo el mundo. A nivel internacional y como iniciativa de la Multiple Sclerosis International Federation (MSIF) para su revista MS in focus, recientemente se ha realizado una encuesta online a más de 10.000 afectados de EM procedentes de 101 países, con el objetivo de conocer el impacto de la fatiga en dicha enfermedad. Efectivamente, el 86% de los encuestados respondieron que la fatiga es uno de los tres síntomas que más les afecta, y que su repercusión en la vida cotidiana es significativa, aunque fluctuante. Así, se confirma una vez más que la fatiga es uno de los principales síntomas de la EM.

Fuente de información:

La fatiga: lo que usted debe saber. Una guía para personas con esclerosis múltiple. Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple. 2007 [acceso 21 de noviembre de 2012]. Disponible en: http://www.nationalmssociety.org/NationalMSSociety/media/MSNationalFiles/Brochures/Brochure-La-Fatiga.pdf

  • Valora este contenido: 

4 comentarios

  1. Isabel maria perez cruz, a las 02.04.2017
    Gracias por vuestra ayuda.
  2. Aixa Vázquez Romero, a las 08.11.2017
    Super interesante!!!
  3. alicia, a las 09.01.2018
    ¿Para esta enfermedad se utilizan los antinflamatorios?
  4. Paula Pedrozo, a las 09.08.2018
    Soy Paula Pedrozo, de Buenos Aires, Argentina. Yo tengo fatiga y uso distintas estrategias con mi terapeuta, por ejemplo si hace mucho calor ponemos en la planta del pie hielo. Y eso me ayuda mucho a poner la temperatura que estoy necesitando.
    Con la espasticidad que tengo a veces es bueno elongar pero fijarte en cuánto porque, si no, los músculos se agotan. Ahora lo que me hace son masajes de fricción y eso no me hace estar tan agotada.
    A la hora de trabajar me tomo pequeños descansos, porque si no mi cerebro se fatiga y no puedo diseñar.
    Gracias por leerme.

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información