Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Las preguntas más habituales

¿Se puede demandar a una empresa si despide a alguien por padecer EM?

 

Si una persona considera que la empresa le ha despedido porque sufre esclerosis múltiple, es el momento de emprender acciones legales. Pero antes, hay que asesorarse legalmente. La empresa puede despedir a un trabajador si demuestra que existe algún impedimento real permanente que afecte las tareas de las que es responsable. En cualquier caso, si el despido se ha producido a causa de una discriminación (y esto incluye los problemas de salud) el despido se podría declarar improcedente. La ley distingue entre "discapacidad" y "enfermedad": la segunda jamás puede ser motivo de despido.

Si una empresa prescinde de los servicios de un trabajador presuntamente como consecuencia de padecer esclerosis múltiple, se debe considerar la posibilidad de llevar el problema ante la justicia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si el trabajador sufre una discapacidad objetiva que le impide desarrollar alguna de sus responsabilidades, la empresa tiene derecho a rescindir el contrato, siempre que pueda demostrarlo.

En cualquier caso, hay que precisar que la ley deja bastante clara la diferencia entre la "discapacidad" y la "enfermedad". Una discapacidad puede ser una razón objetiva de despido, y la empresa debe indemnizar al trabajador con 20 días por año trabajado (con un máximo de una anualidad), tal como se prevé en el Estatuto de los Trabajadores. Si se considera que la empresa ha cometido un error en el despido porque no hay nada que impida al trabajador realizar su tarea profesional, la persona afectada puede interponer una demanda. En función de la jurisprudencia existente, si la empresa no puede probar las causas objetivas del despido, este podría ser considerado improcedente.


Es una cuestión muy diferente si hay indicios de que la empresa ha rescindido el contrato de una persona porque ha sido diagnosticada de esclerosis múltiple. En este caso, la ley ampara totalmente el trabajador. Según la legislación vigente, no debe producirse discriminación en el lugar de trabajo, y esto incluye el hecho de padecer una enfermedad crónica.

Si este es el caso y se interpone la demanda, el despido podría ser declarado improcedente o, incluso, eventualmente nulo, si se interpreta que ha habido discriminación.

Ante la duda en estos casos, lo más práctico es consultar a un especialista en derecho laboral. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que no existe la obligación de comunicar a la empresa el diagnóstico completo. Además, si la persona con EM toma la decisión de comunicarlo a un superior, este tiene la obligación de no revelar esta información, ya que le ampara la ley de protección de datos personales.

Fuente de información:

Preguntas más frecuentes sobre empleo y esclerosis múltiple. FELEM. 2007 [acceso 20 de noviembre de 2012]. Disponible en: http://www.esclerosismultiple.com/pdfs/2009/Preguntas%20mas%20frecuentes%20sobre%20empleo%20y%20Esclerosis%20M.%20FELEM%5B.pdf