Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

¿Qué es la neurorehabilitación?

Ejercicios de manos para personas con esclerosis múltiple

 

03/12/2019     Comentar
Ejercicios manos esclerosis múltiple

Los siguientes ejercicios de manos van dirigidos a personas con esclerosis múltiple. Reservar un espacio de tiempo a esta práctica puede ayudar a mejorar algunas destrezas y habilidades manuales típicas de las actividades de la vida diaria como las acciones de coger, sostener o pellizcar, entre muchas otras.

Durante el transcurso de la enfermedad de la esclerosis múltiple nos podemos encontrar afectación de la movilidad y sensibilidad de la musculatura en general, pero a menudo los primeros síntomas de la EM están asociados a las manos: parestesias, espasticidad, algias, temblor, déficit muscular, entre otros.

El origen de estos síntomas recae en la interrupción de la comunicación entre el sistema nervioso central y los nervios sensoriales o motores de las manos, hecho que dificulta las tareas del día a día a la hora de utilizarlas. Por nuestra parte, podemos ayudar a minimizar esta problemática realizando ejercicios para mejorar esta funcionalidad o la mejora de la sensibilidad.

Cuando hacemos ejercicios con las manos es importante hacer los movimientos de manera lenta y controlada, teniendo muy claro el objetivo que queremos trabajar. De este modo, se puede ir incorporando resistencia que progresivamente iremos utilizando a medida que la ganancia muscular lo permita (nos puede ayudar el hecho de utilizar pequeñas pesas o bandas de goma, entre otros materiales).

A continuación, recomendaremos 6 ejercicios fáciles de realizar y que pueden ser útiles para el trabajo de coordinación y habilidades manuales.

1. Flexión y extensión de los dedos

Se trata de flexionar los dedos hasta cerrar el puño y abrir la mano entre 10 y 15 veces. Se recomienda hacer este ejercicio dos veces al día en una o dos series.

Para añadir resistencia, se puede utilizar una pelota pequeña de goma de dureza baja o una toalla y apretarla.
 

2. Abducción y aducción de los dedos

Se trata de estirar los dedos de la mano, separarlos y después volverlos a juntar, haciendo entre 3 a 5 repeticiones, incrementando su número hasta 10 a 15 veces.

En caso de querer añadir dificultad, se recomienda colocar una goma alrededor de los dedos cuando están juntos. De este modo, a la hora de separarlos, la goma hará una resistencia extra para realizar esta separación.

 

3. Pellizco con los dedos (trabajo de oposición o pinza digital)

Este ejercicio se basa en hacer pinza (con los dedos pulgar e índice). Podemos coger diferentes objetos de diferente forma y peso dificultando o facilitando la tarea en función de la afectación de la movilidad de las manos.

Podemos utilizar objetos como un tubo de goma pequeño, una toalla pequeña enrollada, un lápiz... Es recomendable su práctica de tres a cinco veces con cada mano para ayudar a la movilidad de los dedos.

4. Ejercicios con arroz

Para hacer este ejercicio, primero se tiene que llenar un recipiente con una gran cantidad de arroz (también podemos utilizar piedras pequeñas o arena gruesa).

A continuación, se tienen que introducir las manos dentro del recipiente y hay que abrir y cerrar las manos en diferentes posiciones: acercando y alejando las palmas la uno del otro, rotando las manos en dirección de las agujas del reloj, a la inversa, etc.

5. Terapia de movimiento o “manos de pianista”

La terapia de movimiento se basa en simular tocar un piano. Colocando las dos manos sobre una mesa solo se tiene que dejar volar la imaginación, moviendo los dedos y las manos de lado a lado, imitando tocar un teclado imaginario.

Es un buen ejercicio para practicar durante 30 segundos, incrementando el tiempo de la actividad cada vez que se realiza el ejercicio.

6. Masajes y ejercicios de destreza

Los masajes, la terapia manual y los estiramientos son una buena herramienta para hacer frente a las afectaciones de las alteraciones sensitivas (sensaciones de ardor, hormigueo, entumecimiento...)

También ayudan las actividades donde las manos estén en movimiento y se ponga en práctica la destreza manual. Por ejemplo, actividades como juegos de cartas, videojuegos o manualidades pueden ayudar a mejorar la psicomotricidad más fina.

 

Referencia:

Beth W. Orenstein. 6 Hand Exercises for Multiple Sclerosis (2017). Everyday Health

Revisado por: Marta Lordan Fisioterapeuta Fundación Esclerosis Múltiple. Número de colegiada 2190
  • Valora este contenido: 

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información