Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Alimentación

La sal, las enfermedades autoinmunes y la esclerosis múltiple

 

13/12/2018     Comentar
sal esclerosis multiple

La investigación biomédica muestra que el consumo de sal podría tener un papel importante en la aparición y empeoramiento de las enfermedades autoinmunes.

La esclerosis múltiple, una enfermedad autoinmune

El sistema inmunitario está diseñado para detectar y atacar los agentes externos (virus, bacterias y otros patógenos) y células cancerígenas. Decimos que la esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad o un trastorno autoinmunitario ya que, en las personas con EM, las células del sistema inmune atacan por error la mielina, una sustancia lipídica y propia que recubre los nervios y que permite la correcta conducción de los impulsos nerviosos.

De trastornos autoinmunes hay más: la artritis reumatoide, la psoriasis, el lupus o la colitis ulcerosa son algunos ejemplos. Se trata de enfermedades muy diferentes entre sí, pero todas ellas tienen como característica común la autoinmunidad. Aunque la EM no es una enfermedad hereditaria, sí existe cierta predisposición genética a desarrollar un trastorno autoinmune. Según los expertos, sobre las personas genéticamente susceptibles actuarían una serie de factores ambientales que podrían impulsar la autoinmunidad; entre ellos, estarían las infecciones víricas, la exposición a contaminantes, el tabaquismo y ciertos factores dietéticos como el consumo de sal.

El efecto del consumo de sal sobre el sistema inmunitario

La sal es la principal fuente de sodio en nuestra alimentación, un componente esencial para nuestra fisiología. Sin embargo, se sabe que un consumo elevado puede contribuir a la aparición y empeoramiento de la hipertensión arterial y ciertas enfermedades cardiovasculares. La investigación biomédica está mostrando además que el consumo de sal también puede tener un papel en el desarrollo de enfermedades autoinmunes.

La mayoría de los estudios realizados hasta ahora han sido estudios pre-clínicos, es decir, realizados sobre modelos animales. Así, una dieta alta en sal ha mostrado un aumento de la aparición y empeoramiento de la autoinmunidad en un modelo de ratón de EM, lupus, artritis reumatoide y colitis. El sodio de la sal revertiría el efecto de los linfocitos T reguladores y promovería la actividad de los linfocitos T activadores, sobreactivando la respuesta inmune y favoreciendo así la aparición de estas enfermedades. No obstante, los hallazgos provenientes de este tipo de estudios deben interpretarse con cautela ya que no tienen por qué reproducir los mismos resultados en humanos.

De estudios clínicos, es decir, realizados en humanos, se han hecho más bien pocos. Sí se ha mostrado cierta asociación entre el consumo de sal con un mayor riesgo de empeoramiento en la artritis reumatoide. Pero en el caso de la EM, hay estudios que sugieren una relación con la actividad inflamatoria de la enfermedad y las tasas de exacerbación clínica, y otros que no.

Hábitos alimentarios más saludables para prevenir enfermedades autoinmunes

En conjunto, la investigación biomédica revela que existe una posible relación entre la alta ingesta de sal y el desarrollo de enfermedades autoinmunes, aunque todavía hay que entender mejor dicha relación. Ahora hay que realizar más estudios que permitan identificar mejor el perfil de las personas que se beneficiarían de la restricción de sal en la dieta. Por otra parte, los investigadores sugieren a los médicos que, conscientes del efecto de los factores dietéticos en las enfermedades autoinmunes, recomienden a sus pacientes unos hábitos alimentarios más saludables.

 

Fuente:

Sharif K, et al. The role of dietary sodium in autoimmune diseases: The salty truth. Autoimmun Rev. 2018 Nov;17(11):1069-1073. doi: 10.1016/j.autrev.2018.05.007.

  • Valora este contenido: 

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información