Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Aspectos psicológicos

¿Cómo superar la perimenopausia con EM?

 

MS Focus - 09/07/2015     Comentar
menopausia esclerosis múltiple

El aumento de peso, las alteraciones del sueño o los cambios imprevisibles del estado de ánimo son síntomas habituales que tienen las personas afectadas por esclerosis múltiple (EM). Al mismo tiempo, estos síntomas también pueden estar asociados a la menopausia. Si una mujer de entre 40 y 45 años afectada por EM sufre alguno de estos síntomas, podría ser que su origen no tuviera nada que ver con su afectación y que simplemente estuviera entrando en el ciclo de la perimenopausia.

El prefijo "peri" significa literalmente "cerca de". Así pues, las mujeres que están en el periodo de la perimenopausia significa que están cerca de la menopausia, o dicho de otra forma, en aquel periodo de transición hacia la menopausia en el que se producen algunos cambios hormonales que pueden manifestarse durante meses o años. Estos cambios suelen ir acompañados de alteraciones del ciclo menstrual, tanto por lo que respecta a la cantidad de la pérdida (más o menos abundante) como a la frecuencia (ciclos más cortos o más largos de lo habitual).

Otros síntomas que se pueden presentar durante la perimenopausia son: sofocos, sudoración nocturna o sudoración excesiva, problemas de sueño, dolores articulares y musculares, dolor de cabeza, cambios de peso, cambios en el aspecto de la piel o del pelo, cambios en el olor corporal, sequedad vaginal, disminución del deseo sexual, cambios del estado de ánimo, dificultad para concentrarse, mala memoria o depresión, y deseo de consumir hidratos de carbono o dulces.

Aunque la edad media en la que se sufren estos síntomas es de entre 45 y 47 años, algunas mujeres pueden empezar a experimentarlos a los 30 años (o también, en algunos casos, superar la etapa de la menopausia sin ninguno de esos síntomas). Durante la perimenopausia, a pesar de que la fertilidad disminuye, todavía existe la posibilidad de quedarse embarazada.

Existen varios métodos para mantener la forma física y emocional durante la perimenopausia:

  • Tener buena actitud. Una actitud positiva es uno de los factores más importantes para afrontar el día a día con energía. Tener un pensamiento positivo, quedar con los amigos para charlar, etc., todo ayuda a pasar mejor esta etapa. Y si se necesita ayuda, siempre se puede buscar asesoramiento o unirse a un grupo de soporte. También es un buen momento para dejar de fumar, un hábito que contribuye a avanzar la menopausia.
  • Hacer ejercicio. Es una de las mejores formas para tener más energía y quemar calorías, pero también para hacer aumentar la autoestima. No importa el estado físico; hay ejercicios para todas las condiciones. Hacer ejercicio físico puede ayudar a reducir el estrés, la ansiedad o la depresión. Al mismo tiempo, también es importante realizar ejercicios cognitivos: lectura, crucigramas, sopas de letras... todo ayuda a mantener la mente despierta.
  • Cuidar la alimentación. La desaceleración del metabolismo durante la perimenopausia, a menudo, implica aumentar de peso. Hay que evitar dietas estrictas y concentrarse en un estilo de vida más saludable, como por ejemplo, vigilar la medida de las porciones o comer alimentos más naturales. También se pueden probar suplementos nutricionales como la hierba de San Juan, el gingko biloba o el aceite de onagra, si bien es recomendable consultarlo con el médico previamente.
  • Refrescarse. Si los síntomas de la EM se agravan a causa del calor y se sufren sofocos o sudoración excesiva, hay que solucionarlo con más proactividad. Ventiladores portátiles, cojines refrescantes, agua fresca abundante o control de la ingesta de cafeína (que puede hacer aumentar el estrés, la fatiga o la irritabilidad) son algunas de las prácticas que pueden ser de utilidad.
  • Hablar con el médico. Si la sensación de fatiga es alta y se está tomando medicación, es posible que su médico pueda recetar otro tipo de medicamentos. Hay algunos, como por ejemplo los inhibidores selectivos de la recaudación de serotonina, que se utilizan para tratar la depresión, que tienen un efecto estimulante y que ayudan a combatir la fatiga.

Todos estos consejos pueden ayudar a hacer que este período sea menos agobiante. Pero también se debe saber que la perimenopausia puede exacerbar los síntomas de la EM debido a los cambios hormonales. Para combatirlos, algunas mujeres deciden tomar medicación para controlar la natalidad o bien otras pastillas que contengan estrógenos, aunque no está demostrado que ese método sea efectivo para hacer disminuir los síntomas. En cualquier caso, afrontar la perimenopausia con una actitud positiva será un primer paso importante.

Acceso al documento original:

Perimenopausia http://es.msfocus.org Disponible en: http://es.msfocus.org/article-details.aspx?articleID=768

  • Valora este contenido: 

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información