Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Aspectos psicológicos

Cómo vivir con esclerosis múltiple y otras enfermedades

 

National MS Society - 11/12/2014     Comentar

La esclerosis múltiple no es el único problema de salud a que una persona puede estar expuesta. De hecho, se pueden sufrir también otras enfermedades a la vez. Vivir con más de una enfermedad es pues, una situación a la cual muchas personas deben enfrentarse a diario. A continuación, se plantean recomendaciones para conseguirlo.

Las personas con EM están también expuestas a sufrir otras enfermedades o trastornos. Superar esta situación con una buena gestión de la salud y de los medicamentos para mantenerla es posible. Los siguientes consejos pueden facilitar la situación:

- No creer que todo está relacionado con la EM: Es posible pensar que las enfermedades que han aparecido después del diagnóstico de esclerosis múltiple estén vinculadas a ella, o bien que las provoque el medicamento para tratarla. Cabe destacar, sin embargo, que no siempre es así. De hecho, en caso de notar un nuevo síntoma, es importante consultarlo con el médico de atención primaria o bien con el neurólogo. Al evaluar la situación, los profesionales verán si tienen o no relación con la EM y considerarán a qué especialista es necesario dirigirse.

- Escoger a los profesionales más adecuados para tratarse: Si el nuevo problema con el que se encuentra un paciente de EM no es neurológico, y por lo tanto, no lo puede tratar el neurólogo, la persona se derivará a un especialista del área afectada. De esta forma, se analizará exhaustivamente este nuevo problema de salud con las herramientas y el conocimiento adecuados y teniendo en cuenta la EM.

- Tener claro qué es prioritario: Es necesario saber que se debe tratar en primer lugar la enfermedad más grave. De este modo, se debe considerar si la EM es prioritaria o no en este sentido. De hecho, si se sufre, por ejemplo, junto con otra enfermedad en la cual la vida de las personas puede estar en peligro, la esclerosis múltiple no es la prioritaria. No sería este el caso si la EM convive con una enfermedad más leve. Sobre este aspecto, cabe destacar que son los especialistas los que deben considerar el orden de los tratamientos a realizar y cómo deben combinarse.

-Asegurarse de que todos los médicos disponen de una relación completa de los medicamentos que se toman y de los tratamientos complementarios que se siguen: Para evitar incompatibilidades, o que algunos resten el efecto de los otros o hasta que la combinación de medicamentos para la EM con otros pueda perjudicar a las personas de alguna forma. En este sentido, también es recomendable ir siempre a la misma farmacia. Así, también el mismo software que utilizan detectará posibles interacciones perjudiciales entre medicamentos. Por otro lado, es necesario comunicar si también se sigue algún tratamiento complementario como la fisioterapia.

- Pedir ayuda: Sufrir dos enfermedades a la vez puede complicar mucho la gestión de la salud de uno mismo. Es importante que, en el caso de sentirse agotado, sin energías o muy cansado, se pida ayuda. No siempre es fácil tener en cuenta todos los horarios de visitas, medicamentos, dosis, pruebas, etc. En este caso se puede pedir asistencia a amigos, familiares o a profesionales.

De esta forma, a pesar de estar pasando por una situación complicada en la que distintos problemas de salud están presentes en el día a día, se puede aprender a gestionarlos y a vivir con ellos.

Acceso al documento original:

Managing MS and another condition http://www.nationalmssociety.org/ Disponible en: http://www.nationalmssociety.org/Living-Well-With-MS/Health-Wellness/Managing-MS-and-Another-Condition

  • Valora este contenido: 

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información