Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Aspectos psicológicos

Derribar las barreras de la comunicación con EM

 

13/05/2016     Comentar
comunicación esclerosis multiple

La esclerosis múltiple convierte la comunicación en indispensable a la vez que mengua la capacidad para comunicarse. La persona con EM puede sentir que los demás no entienden aquello que le sucede y puede resultarle complicado tratar de comunicarlo. Por su parte, la familia, los amigos o los compañeros de trabajo pueden hallar dificultades para identificarse con una enfermedad impredecible y cambiante como es la EM. Los malentendidos se dan incluso entre quienes conviven a diario. Existen métodos para tratar de solventar los problemas de comunicación que facilitan la convivencia con la enfermedad.

Desafíos cognitivos

Los cambios en las funciones cognitivas pueden afectar a la capacidad para comunicarse. De hecho, aproximadamente la mitad de las personas afectadas de EM sufrirán cambios cognitivos. Los más frecuentes son la velocidad de procesamiento de la información, la atención compleja (prestar atención cuando existen distracciones), la capacidad para aprender información nueva y recordarla, el control ejecutivo y la fluidez verbal.

Estos cambios pueden pasar desapercibidos, pero tener un profundo impacto en la comunicación especialmente porque se ha comprobado que, en la mayoría de ocasiones, los afectados tienden a subestimar sus capacidades cognitivas. Antes que nada, es imprescindible identificarlos. Someterse a una evaluación neuropsicológica si se sospecha que existen alteraciones cognitivas resolverá dudas y revelará la naturaleza y la gravedad de estos cambios. Para mitigarlos, la rehabilitación cognitiva ha demostrado ser efectiva.

Es importante también modificar la manera de comunicarse para un mayor entendimiento. Saber escuchar es el primer paso para lograrlo.

Aprender a escuchar

Poner en práctica las siguientes recomendaciones permite mejorar la habilidad de escuchar:

1)Evitar hacer varias cosas a la vez cuando se escucha a alguien. Debe prestarse atención a la persona con la que se está hablando.

2)Pedir a la persona que habla ir más despacio o repetir lo que ha dicho si no se ha entendido bien.

3)Parafrasear aquello que la persona ha dicho, especialmente si está preguntando o pidiendo algo. La repetición o la reformulación ayudan a comprobar que se ha escuchado la información correctamente y a retener en la memoria los datos más importantes.

Empatizar con los demás

La empatía es esencial para asimilar aquello que hemos escuchado y poder responder entendiendo la perspectiva de la otra persona. Las palabras y el tono escogidos influyen en la percepción que el otro tiene de aquello que decimos. Por ejemplo, si estamos hablando por teléfono con alguien y queremos interrumpirlo, en vez de: "tengo que hablar contigo" es mejor decir: "sé que ahora estás ocupado, pero tengo que decirte algo". De esta forma, la otra persona sentirá que entendemos su situación y se sentirá más cómoda hablando. La misma fórmula puede aplicarse a una petición que debamos hacer. Si queremos que alguien nos ayude a realizar alguna tarea y la persona está haciendo otra cosa, podemos formularlo de la siguiente manera: "Sé que ahora estás ocupado, ¿pero podrías…?", indicando que tenemos constancia de lo que estaba haciendo.

Dar la opinión sobre los comportamientos que nos molestan

Es importante no omitir las actitudes o los comentarios del otro que nos molestan. No hace falta que sea una recriminación, puede ser una descripción objetiva de lo que ha sucedido y las consecuencias que tiene para nosotros. De esta manera, evitamos que el otro se ofenda o se ponga a la defensiva.

Para ser respetuoso con la otra persona y mejorar la comunicación, nuestra opinión puede ir precedida de fórmulas que indiquen empatía.

Por ejemplo, si una persona prometió ir a buscar un medicamento y no lo ha hecho es aconsejable dar nuestra opinión de la siguiente manera: "Cuando dices que bajarás a la farmacia y no lo haces…" o "Cuando te he pedido varias veces que me compres la medicación y dices que lo harás, pero no lo haces…" y evitar expresiones del tipo: "Cuando eres un vago…" o "Cuando me mientes…".

Debemos especificar las consecuencias del comportamiento que nos ha molestado. Si aquello que la otra persona no ha hecho, queda sin hacer o nos afecta emocionalmente, debemos decirlo. Siguiendo con el ejemplo anterior: "Cuando dices que bajarás a buscar la medicación y no bajas, tengo dolores musculares" o "Cuando te he pedido varias veces que me compres la medicación y no lo haces, me siento ignorado".

Puede que estos incidentes no sean hechos aislados, sino parte de una actitud reprochable. Para dar nuestra opinión podemos utilizar las fórmulas que hemos expuesto previamente. Hacer saber a la otra persona que tenemos constancia de su situación ayuda a reforzar el discurso.

Pedir cambios de manera positiva

Si ciertas actitudes nos molestan, es lícito pedir que las cambien. Después de dar nuestra opinión, podemos solicitar de manera positiva a la persona que cambie su comportamiento e informar de las consecuencias que este cambio tendría para nosotros. Por ejemplo, podríamos formularlo de la siguiente manera: "Si pudieses bajar a por la medicación, me encontraría mejor y te lo agradecería".

Así, poniendo en conjunto toda la información detallada previamente: "Sé que tienes muchas cosas en la cabeza, pero cuando te olvidas de ir a buscar mi medicación, me encuentro mal y tengo dolor. Si pudieses ir a buscar la medicación cuando te lo pido, me encontraría mejor y realmente te lo agradecería."

La comunicación es un intercambio de información en el que la empatía juega un rol fundamental. La EM puede provocar que las personas que la sufren y su entorno levanten barreras que impiden la comunicación por la dificultad de entender la perspectiva del otro. Sin embargo, de forma activa podemos derribar estas barreras con claridad y empatía.

 

Referencia:

MS and Cognition https://www.msif.org/ Disponible a: https://www.msif.org/wp-content/uploads/2014/09/MS-in-focus-22-Cognition-English1.pdf

Revisado por: Sylvia Lara Col·legi Oficial de Psicòlegs de Catalunya (col·legiada nº 22.110)
  • Valora este contenido: 

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información