Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Aspectos psicológicos

El proceso de duelo en la esclerosis múltiple

 

04/07/2019     Comentar
Esclerosis múltiple duelo

El diagnóstico de esclerosis múltiple actúa como un episodio traumático que da inicio, de manera natural y adaptativa, a un proceso de duelo que culmina con la aceptación.

La importancia de validar las emociones y gestionarlas es esencial  para las personas, tanto en momentos positivos como en momentos conflictivos. En el caso de la esclerosis múltiple (EM), el momento del diagnóstico actúa como un episodio vital traumático que podría generar estrés sostenido en el tiempo, sentimientos de tristeza y angustia. Por ese motivo, gestionar las emociones es igual de necesario que acudir a las visitas médicas.

En especial, el momento del diagnóstico funciona como el “pistoletazo de salida” para realizar el proceso de duelo. En psicología se define ‘duelo’ como el proceso de adaptación emocional que vivimos tras una pérdida. En este caso, el duelo que puede experimentar una persona ante el diagnostico de EM es la pérdida de su estado de salud.

Sin embargo, diferentes estudios transversales han hallado que muchas personas bloquean emocionalmente este proceso bien por falta de expresión y comunicación emocional o bien por falta de conocimiento sobre los procesos emocionales. Este hecho “encapsula” las emociones relacionadas con la enfermedad y las congela creando una realidad de control emocional “ficticio” sobre la EM. Dichos sentimientos no solo afectan a la persona recién diagnosticada, sino que también afecta a sus familiares más cercanos, y amigos íntimos.

Fases del proceso de duelo en la esclerosis múltiple

Los estudios que se han realizado sobre el proceso de duelo indican que las personas pasan por los siguientes estados emocionales:

1. Primera fase – choque emocional

Tras el momento del diagnóstico aparecen emociones intensas, ambiguas o inesperadas dirigidas por el miedo. Cabe decir que una de las respuestas más naturales a la intensidad emocional es el bloqueo emocional (momento en el que no hay reacción emocional, te sientes “paralizado”). La duración de este estado puede ser de horas a días. En esta primera fase es importante que las emociones fluyan tal como se sientan (gritar, llorar, hablar) con el objetivo de empezar a procesar la realidad.

2. Segunda fase - negación

Después del diagnóstico, el ánimo tiende a subir provocando un estado de falsa euforia/fuerza, con el objetivo de continuar con el mismo ritmo vital existente antes del diagnóstico. En esta fase son recurrentes los pensamientos tales como, “se han equivocado, “estoy bien yo no tengo EM”, “no quiero ir al médico”.

3. Tercera fase – ira/tristeza

Se ha hallado en diferentes estudios que las personas en proceso de duelo, posteriormente a haber empleado altos niveles de energía manteniendo el mismo ritmo vital y emocional que llevaban, su ánimo empieza a disminuir. En este momento se inicia el proceso de aceptación real de la EM. Normalmente, las personas diagnosticadas se percatan en esta fase de la necesidad de ayuda psicológica con pensamientos como, “No es justo, ¿por qué tiene que pasarme esto a mí?”, “¿qué he hecho para merecerme esto?”, “la gente no me entiende”, “no importo a los demás”, “me siento solo”.

4. Cuarta fase -  negociación

Después de realizar la primera bajada anímica, la persona empieza a ser consciente de sus emociones, miedos, inseguridades, estrategias y habilidades generadas por la EM.

5. Quinta fase - aceptación

Finalmente, después del aprendizaje emocional en el proceso de duelo, la persona es capaz de conectar y desconectar del dolor, e integrar la EM en su estructura emocional como un componente más de su vida. Es importante enfatizar, que a pesar de conseguir y fomentar estrategias de aceptación hacia el diagnóstico, el trabajo emocional es diario y continuado. Algunas personas con EM en la clínica psicológica verbalizan “yo no lucho contra la EM, lucho por el aprender cada día a llevarme mejor con ella”.  

 

En todas las fases del proceso de duelo, es importante la comunicación de las emociones, ya que éstas fomentan la sensación de control, la confianza, la intimidad, y un mejor ajuste de la enfermedad en el día a día.

A pesar que dicho proceso es natural y adaptativo con el tiempo, en algunas personas las emociones negativas llegan a cronificarse. Si fuera el caso, es importante acudir a un profesional de la salud mental con el objetivo de canalizar el bloqueo hacia la aceptación.



Referencia:

Kübler-Ross, Edlich, R. (1994). On death and dying in the emergency department, Journal of Emergency Medicine. 10(2), 225-9.

Revisado por: Sara Navarro Col·legi Oficial de Psicòlegs de Catalunya (colegiada nº 23.565)
  • Valora este contenido: 

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información