Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Aspectos psicológicos

La depresión en personas con esclerosis múltiple

 

MS in focus - 21/10/2013     Comentar
depresión

Además de los síntomas físicos y cognitivos, es frecuente que las personas afectadas de esclerosis múltiple sufran cambios en el estado de ánimo y en el comportamiento. Estas alteraciones pueden resultar poco evidentes a primera vista, pero no por ello son menos importantes. Una alteración del estado de ánimo que a veces sufren las personas con EM es la depresión. Este síntoma también puede afectar a familiares y amigos cercanos.

La depresión es un cambio en el estado de ánimo que consiste, entre otras cosas, en sufrir un tono vital especialmente bajo durante un tiempo prolongado. Puede durar semanas o meses y, en la mayoría de casos, repercute en diferentes aspectos de la vida, como el ámbito laboral, el familiar y el personal.

El trastorno depresivo puede tener diferentes formas de expresión. Las personas afectadas de EM pueden mostrar sentimientos de tristeza y culpa, pérdida de interés, o bien pueden reaccionar con enfado e irritabilidad. Otras personas exteriorizan el problema mediante llantos habituales o perdiendo el interés por su apariencia física. En muchos casos, los mismos síntomas de la depresión pueden confundirse con manifestaciones clínicas habituales en la esclerosis múltiple y, por tanto, es difícil diferenciar cuál es su origen real. Por ejemplo, los trastornos alimentarios, del sueño o la fatiga y la pérdida de la libido son reacciones que pueden derivar de ambas causas.

Cuando las alteraciones en el estado de ánimo son una reacción al diagnóstico no podemos hablar propiamente de depresión, sino de reacción de duelo. En estos casos, nos encontramos ante una reacción normal y esperada, que no hay que tratar y que se resuelve en un periodo de tiempo variable. Sin embargo, se ha comprobado que es muy útil hacer un acompañamiento en estos procesos.

Las causas de la aparición de la depresión en las personas con esclerosis múltiple son diversas en cada caso y, en ocasiones, es difícil reconocer el origen del trastorno.

En cualquier caso, es importante observar la repercusión que la enfermedad tiene en las condiciones físicas del afectado y las consecuencias derivadas en los distintos aspectos de la vida.

Otra causa relevante tiene que ver con el daño neurológico que la esclerosis múltiple puede provocar en el cerebro. En función de la zona lesionada, pueden aparecer comportamientos fácilmente atribuibles a un estado de ánimo depresivo.

En cualquier caso, y a diferencia de otros efectos de la enfermedad que no tienen una buena resolución, la depresión puede tratarse y en la mayoría de casos no supone un trastorno permanente.

Los tratamientos son diferentes para cada persona, pero el primer paso siempre es que el paciente sea consciente del problema. A partir de aquí, la depresión normalmente se trata de diferentes formas no excluyentes: el abordaje psicoterapéutico y el abordaje farmacológico. Muchas veces la pareja o la familia también pueden necesitar ayuda terapéutica, ya que no es extraño que se sientan sobrepasados por los acontecimientos.

Respecto a los tratamientos farmacológicos antidepresivos, como mínimo tardan unas cuatro semanas en hacer efecto y pueden conllevar efectos secundarios que las personas con EM deben conocer. Algunos de estos fármacos también pueden resultar útiles para tratar síntomas propios de la esclerosis múltiple como los trastornos del sueño, el dolor neuropático, la ansiedad y la fatiga.

Por otra parte, la terapia psicológica sirve para tratar la depresión y, de hecho, se ha demostrado su efectividad en combinación con el tratamiento farmacológico. La terapia psicológica se basa en una demanda por parte de la persona afectada que se concreta en trabajar con un terapeuta de manera activa durante un tiempo, para aprender a identificar y gestionar problemas, y para analizar la autopercepción, entre otros muchos aspectos.

Fuente de información:
Aspectos emocionales y cognitivos. MS in focus, Federación Internacional de la Esclerosis Múltiple (MSIF), 2004 [acceso: 7 de mayo de 2013]. Disponible en: www.msif.org/...

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información