Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Deporte

¿Cómo puede beneficiar la práctica de yoga a las personas con EM?

 

National Multiple Sclerosis Society - 17/12/2013     Comentar
yoga esclerosis múltiple

Cada vez más expertos en EM señalan que el yoga –que hace hincapié en la relajación, la respiración, los estiramientos y los movimientos conscientes– es una buena opción a la hora de realizar ejercicio. El yoga puede ser beneficioso para las personas con EM, siempre que encuentren la clase, el profesor o el vídeo que les convenga. ¿Cómo pueden las personas afectadas de EM encontrar el tipo de yoga adecuado, la clase correcta y la inspiración para probarlo?

Diferentes estilos de yoga

Algunos estilos de yoga se centran en la alineación del cuerpo manifestando y manteniendo posturas, como el Iyengar. En otros, se practican secuencias de diversas posturas como, por ejemplo, el Flow y el Ashtanga. Algunos estilos son de tipo más aeróbico, mientras que otros insisten en la meditación. Puede que un profesor de una modalidad obvie información sobre si existen otros tipos de yoga que podrían ser más adecuados para las necesidades de la persona en cuestión, por lo que es importante informarse y preguntar.

Todos los estilos de yoga tienen características en común:

  • Utilizan técnicas de respiración para centrar la mente sobre el cuerpo, buscando la "unión".
  • Los ejercicios son individualizados, no son competitivos y resultan adaptables.
  • Hacen énfasis en la alineación corporal, lo que beneficia a la postura y al equilibrio.
  • Enseñan dónde se encuentran los músculos y la forma de fortalecerlos y estirarlos.
  • Liberan tensión, de manera que se siente más energía en el cuerpo.
  • Enseñan técnicas de relajación para reducir el estrés.

Un poco de información general sobre el yoga

La palabra yoga proviene del sánscrito y significa "unión". Esta disciplina se creó hace miles de años para ayudar a sus practicantes a sentir la unidad de los aspectos mentales, físicos y espirituales de su ser.

La mayor parte de los tipos de yoga que se practican actualmente en Occidente consisten en la manifestación de unas posturas llamadas asanas y en la práctica de técnicas de respiración llamadas pranayamas. El yoga moderno está profundamente influenciado por la ciencia moderna, por todo lo que se ha aprendido sobre el cuerpo en los últimos 100 años. De hecho, los atletas utilizan estiramientos y posturas como las del yoga en programas de rehabilitación y fisioterapia. Hoy en día, en muchas clases de yoga, el aspecto espiritual se deja a la elección de cada uno.

¿Yoga para la EM? Sí, hay que darle una oportunidad. Pero, como con cualquier programa de ejercicios, antes se debe consultar con el médico para asegurarse de que no hay ninguna contraindicación.

Algunos consejos para obtener el máximo provecho de una clase de yoga

  • Hay que buscar un profesor que tenga experiencia en enseñar a personas con EM.
  • Si se camina sin ayuda, se puede elegir ir a una clase para personas no afectadas de EM, pero hay que preguntar por las actividades e informar de que se padece EM. La mayoría de los profesores están dispuestos a aprender sobre la EM y pueden adaptar las posturas con cojines o mediante el uso de una silla, de la pared o del suelo para ayudar al afectado a mantener el equilibrio. Si el profesor no escucha o no proporciona una atención individualizada al alumno, no se trata del lugar adecuado.
  • Es importante preguntar sobre la experiencia del profesor. Debería contar al menos con 10 años de experiencia, salvo si tiene formación médica o en fisioterapia.
  • Si se utiliza bastón o andador, puede ser una buena idea probar una clase para personas mayores o para personas con necesidades especiales. Muchos estiramientos y posturas de yoga pueden realizarse mientras se está sentado. De nuevo, hay que informar al profesor sobre el tipo de EM que se sufre antes de participar en una clase.
  • Es recomendable que el lugar de la clase esté cerca de casa. Si la clase se encuentra a más de 15 minutos del domicilio, es probable que se acabe por no ser constante en la asistencia. La persona con EM puede apuntarse con algún conocido: esto le ayudará a mantener la disciplina.
  • El afectado no debe presionarse a sí mismo para seguir el ritmo del grupo. Durante la clase, si hay algo que no va bien, hay que detenerse y no hacer ejercicio. A veces, la mente puede frenar al cuerpo pero, en otras ocasiones, el cuerpo puede estar dando una señal que la mente quiere ignorar. Por tanto, siempre que no se esté seguro o se sienta dolor, hay que detenerse.
  • Es importante tener objetivos realistas. El yoga no cura la EM, pero puede ayudar a la persona a sentirse más cómoda con su cuerpo.

Encontrar un instructor de yoga cualificado

Actualmente faltan estándares para definir a quién se puede considerar "terapeuta de yoga". Por tanto, es importante que, al contactar con los profesionales que se describen a sí mismos como tales, se les consulte sobre lo que hacen, preguntándoles cuál es su especialización, formación y experiencia.

Enlace al documento original:

Yoga and MS. National Multiple Sclerosis Society, 2013 [acceso: 16 de diciembre de 2013]. Disponible en: https://www.nationalmssociety.org/Living-Well-With-MS/Diet-Exercise-Healthy-Behaviors/Exercise/Yoga

  • Valora este contenido: 

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información