Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Pautas para cuidarte

¿Es el tabaco perjudicial para la evolución de la esclerosis múltiple?

 

PLoS ONE; Brain - 27/02/2014     Comentar
fumar perjudica la evolución de la esclerosis múltiple

La causa y la evolución de la esclerosis múltiple son desconocidas. Hoy en día, se cree que estos elementos dependen de una combinación de susceptibilidad genética y diversos factores ambientales. Entre estos factores, uno de los que más se ha estudiado en los últimos años es el tabaco. ¿Repercute el hecho de fumar en el desarrollo y la evolución de la enfermedad? La respuesta a esta pregunta es clara: sí, el tabaco influye negativamente en la esclerosis múltiple.

El tabaco puede tener complicaciones serias para la salud: fumar se ha asociado negativamente al desarrollo de problemas cardiovasculares y pulmonares crónicos, a algunos tipos de cáncer y a un riesgo mayor de malformaciones fetales, entre otras patologías. En recientes estudios de caso-control (estudios epidemiológicos que tienen como objetivo encontrar factores de riesgo de la enfermedad), el hecho de ser fumador se ha asociado a un mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple.

En un metanálisis reciente que agrupó todos los estudios realizados sobre el impacto del tabaco en la EM, se halló que el hecho de fumar incrementa el riesgo de desarrollar la enfermedad. Además, parece que el efecto del tabaco en la esclerosis múltiple va más allá: muy recientemente se ha publicado un estudio con el objetivo de investigar el efecto del tabaco en el desarrollo de la discapacidad.

Los autores de este trabajo han evaluado la evolución de la enfermedad en 895 pacientes en función de cuatro grupos: fumadores (personas que han fumado en algún momento de su vida), fumadores activos (personas que siguen fumando), exfumadores (personas que han dejado el hábito tabáquico) y no fumadores (personas que nunca han fumado).

El estudio ha detectado que los pacientes del grupo fumadores (que han fumado durante el transcurso de la enfermedad) presentan una peor evolución de la enfermedad, acumulando más discapacidad en un periodo de tiempo más corto que los no fumadores.

En la investigación también se demuestra, por primera vez, que dejar de fumar tiene un efecto beneficioso para la enfermedad. De hecho, el grupo de exfumadores presenta menos riesgo de desarrollar un cierto grado de discapacidad que el grupo de pacientes que continúa fumando.

En resumen, aunque el mecanismo por lo que esto sucede no está del todo claro, los estudios realizados hasta ahora sobre el tabaco y la esclerosis múltiple son concluyentes: el hecho de fumar aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad y, una vez establecida, conlleva también una peor evolución de la misma. Por este motivo, y dado que se trata de un factor de riesgo sobre el que la misma persona puede influir, los afectados de EM deben ser conscientes de ello y dejar de fumar inmediatamente.

Fuentes de información:

Handel AE, Williamson AJ, Disanto G et al. Smoking and Multiple Sclerosis: An Updated Meta-Analysis. PLoS ONE, 2011: 6(1): e16149 [acceso: 10 de octubre de 2013]. Disponible en: www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0016149

Manouchehrinia A, Tench CR, Maxted J. et al. Tobacco smoking and disability progression in multiple sclerosis: United Kingdom cohort study. Brain, 2013: 136; 2298–2304 [acceso: 10 de octubre de 2013]. Disponible en: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23757766

  • Valora este contenido: 

1 comentario

  1. Tomás, a las 04.08.2017
    Yo fui fumador durante unos siete años y terminé fumando dos paquetes y medio diarios.
    Me diagnosticaron de EM con 29 años. Y sí, pienso que el tabaco fue uno de los desencadenantes de la enfermedad. Hoy tengo 44 años y tengo secundaria progresiva.

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información