Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Pautas para cuidarte

Los cambios de temperatura y la EM

 

11/07/2017     Comentar
Cambios temperatura esclerosis múltiple

Se sabe que las temperaturas extremas empeoran transitoriamente los síntomas de la esclerosis múltiple. El frío puede provocar rigidez muscular, espasmos y dolor. El calor, en cambio, se asocia a problemas de equilibrio, debilidad y fatiga. Sin embargo, los cambios drásticos de temperatura pueden ser peores que las temperaturas extremas.

Para mantenerse fresco en verano y evitar el calor, conviene evitar la exposición directa al sol, resguardarse en lugares con aire acondicionado y utilizar ropa cómoda. Para prevenir la exacerbación de los síntomas en invierno debido al frío, es aconsejable abrigarse, protegerse en lugares con calefacción e ingerir comidas y bebidas calientes. Pero entre ambas estaciones, los meses de transición son los más complicados, pues las temperaturas cambian de forma brusca y sin previo aviso. Por las noches, estos cambios se vuelven especialmente incómodos e impiden a quienes sufren de EM dormir de un tirón. Taparse con el edredón y despertarse de madrugada sudando es frecuente. Lo idóneo es destaparse un momento para enfriar el cuerpo y volver a dormirse. Sin embargo, la rutina se repite noche tras noche. 

Existen varias maneras de mejorar la calidad y la duración del sueño. Estar físicamente activo durante el día ayuda a dormir varias horas de forma ininterrumpida por la noche. También disminuir el consumo de cafeína por la tarde. Otro truco que puede ser de gran utilidad es colocar un ventilador de pie enfocando a la cara a potencia baja o media. De este modo, si uno se despierta empapado en mitad de la noche, el ventilador le ayudará a enfriarse para volver a conciliar el sueño. Por último, tomar melatonina horas antes de acostarse permitirá quedarse dormido más fácilmente.     

El empeoramiento de los síntomas debido a las temperaturas extremas es más difícil de manejar cuando se producen cambios súbitos de temperatura. Existen maneras de adaptar el estilo de vida a estos cambios. 

 

Acceso al documento original:

  • Valora este contenido: 

4 comentarios

  1. Quim, a las 18.07.2017
    Tiene toda la razón. El calor me mata. Debilidad, cansancio, equilibrio, etc.
  2. Rafael Ripoll Rey, a las 18.07.2017
    És posible que la calor em produeixi lumbàlgia, ja que tinc esclerosi. Em fa molt mal pel sol fet de caminar i quan estic assegut ja no em fa tant. El dolor es concentra a la part baixa de l'esquena i en els bessons.
    1. Luis, a las 28.07.2017
      Perdona, Rafael. Con todos mis respetos, ¿me lo podrías traducir?. Me da rabia perderme tu comentario. Y nuevamente te pido disculpas.
  3. Rosa María Lara, a las 08.08.2017
    A mí si me había venido sirviendo la melatonina hasta este super cambio hormonal.

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información