Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Pautas para cuidarte

¿Qué pasa con la esclerosis múltiple cuándo hace demasiado calor?

 

27/06/2019     Comentar
esclerosis múltiple calor

El calor puede provocar un empeoramiento de los síntomas en las personas con esclerosis múltiple. Las temperaturas altas suponen un problema más común que las bajas. Por este motivo, en verano, hablamos del llamado fenómeno Uhthoff, el empeoramiento transitorio de los síntomas de la EM en relación a la elevación de la temperatura corporal, y proponemos algunas medidas para evitarlo.

Demasiado calor

La temperatura corporal varía según la persona. Se considera normal una temperatura media de 37 grados. Solo por el hecho de que la temperatura aumente medio grado, ya es posible que la persona con EM lo note en los síntomas.

El calor impide el buen funcionamiento de las fibras nerviosas si estas o la capa exterior protectora (la mielina) han sido dañadas por la EM. En el cerebro y la médula, los mensajes viajan como impulsos eléctricos a través de estas fibras para controlar las diferentes partes del cuerpo. Cuando el nervio está dañado, la conducción de estos mensajes resulta más difícil. Las temperaturas altas incrementan esta dificultad. Por tanto, si por el nervio dañado por la enfermedad los mensajes pasaban poco a poco, con el calor puede que no pasen. Esto provoca el empeoramiento de los síntomas hasta que las fibras nerviosas se enfríen.

Los efectos del calor más habituales en las personas con EM son los problemas de equilibrio, la debilidad, la fatiga, los cambios en la visión o en la sensibilidad. También pueden provocar dificultad para concentrarse o alteración de los reflejos. Los síntomas suelen volver a su nivel original cuando el cuerpo se enfría.

Algunas personas pueden sentirse más cansadas durante horas o incluso días, pero se cree que ningún daño a largo plazo procede del calentamiento corporal.

Más allá del clima, otros factores pueden aumentar la temperatura del cuerpo. El ejercicio físico, los baños calientes, las emociones, la fiebre u otros factores son posibles desencadenantes de los síntomas relacionados con el calor. Sobre el ejercicio físico, hay que apuntar que es importante para la salud general y que se trata de encontrar la práctica más adecuada para cada persona y buscar maneras de mantenerse fresco antes, durante y después. El ciclo menstrual o la menopausia en mujeres con EM también pueden provocar cambios en la temperatura corporal.

Algunas personas afectadas de EM utilizan un termómetro para tomarse la temperatura cuando creen que es demasiado alta, pero la mayoría considera que es mejor conocer el propio cuerpo y tratar de buscar maneras de bajar la temperatura si una persona se siente acalorada.

Mantenerse fresco

Existen maneras de mantenerse fresco pese al calor. Cada persona puede encontrar la que mejor le funcione. A continuación, se detallan algunas:


  • Beber líquidos fríos.
  • Chupar hielos.
  • Tomarse baños fríos (para evitar un shock de frío, se puede hacer de manera progresiva, empezando con agua caliente o tibia e ir bajando la temperatura). 
  • Abrir una ventana o sentarse delante de un ventilador.
  • Usar ropa refrigerante, ligera, de color y que reabsorba el sudor. Los chalecos son la pieza más popular. Otra opción son los pañuelos refrigerantes. No hay que utilizar estas piezas durante todo el día. Podemos hacerlo en aquellos momentos en que el calor sea más problemático. Antes de comprarlos, hay que hablar con el doctor o el enfermero para saber cuál es la mejor opción. 
  • Evitar los ambientes calurosos como la cocina o las habitaciones muy soleadas.
  • Evitar los viajes largos en coche en el caso de que no se disponga de aire acondicionado potente.
  • Evitar la exposición directa al sol (sentarse en la sombra).
  • Cubrirse la cabeza si se está expuesto al sol.
  • Cerrar o ajustar las cortinas o persianas durante el día para evitar que suba la temperatura.
  • Buscar hoteles, bares y restaurantes que tengan aire acondicionado.
  • Tener un ventilador cerca.
  • Humedecer la ropa con un spray de agua.
  • Usar muñequeras mojadas en agua fría.

La EM puede provocar cambios en la percepción del calor en la piel de la persona afectada. Por tanto, es importante no aplicar las bolsas de hielo directamente sobre la piel. El empeoramiento de los síntomas causado por la temperatura es temporal. En caso de que se prolongue más de la cuenta, hay que ir al médico.

 

Acceso al documento original:

Hot and cold. The effects of temperature on MS. www.mssociety.org.uk 

  • Valora este contenido: 

6 comentarios

  1. Dora Cubas, a las 08.03.2017
    ¿Es posible obtener informacion en español?
    1. Observatorio Esclerosis Múltiple, a las 23.07.2018
      Hola Dora. Sí. Como te contábamos por correo electrónico, el Observatorio está disponible en español y en catalán. Si quieres recibir toda la información sobre la esclerosis múltiple en tu correo te recomendamos suscribirte al boletín mensual del Observatorio: http://eepurl.com/dvPbjr

      Gracias por el interés.

      Un saludo,

      Observatorio Esclerosis Múltiple
  2. pepa, a las 31.05.2017
    Yo utilizo pañuelos humedecidos alrededor del cuello y en las muñecas. Es algo que he utilizado el verano pasado y notaba alivio.
  3. Mary, a las 20.07.2018
  4. andrea, a las 01.11.2018
    Sí. Definitivamente el calor me inhabilita para la vida como tal. Cada vez peor. Todos los síntomas se incrementan y cuesta tanto moverse... también me mojo las muñecas y brazos con agua fría, y cuello y la cara, me mojo el pelo... lo ideal seria estar dentro del mar todo el tiempo, cosa que yo no tengo cerca. ¡Gracias por la información!
  5. Evelyn, 2 semanas
    Información valiosa.

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información