Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Sexualidad

Gestión de los problemas sexuales para los pacientes de EM

 

Multiple Sclerosis Society - 13/05/2014     Comentar
sexualidad

Aunque no sucede en todos los casos, la esclerosis múltiple puede conllevar algunos problemas asociados de tipo sexual, como inapetencia, disfunción, fatiga, etc. Los expertos resaltan que es fundamental la comunicación y explicar sin rodeos los problemas, las inquietudes y las angustias que puedan surgir. Al mismo tiempo, la persona afectada no debe tener miedo de guiar a la pareja sobre sus gustos y preferencias.

Los problemas de tipo sexual son uno de los síntomas recurrentes de la esclerosis múltiple, aunque no se da en todos los casos, y nunca de la misma manera. En primer lugar, hay que tener en cuenta que cada persona vive la sexualidad de una manera estrictamente personal, y es muy recomendable que los miembros de la pareja hablen y lo acepten mutuamente.

Hay que tener presente que un paciente de EM puede tener una vida sexual plena y satisfactoria. Es conveniente resaltar que, a pesar de un cierto condicionante cultural, el clímax del sexo no siempre es el orgasmo o la penetración. Hay muchas maneras de disfrutar y hacer disfrutar a la pareja, y la aparición de algunos síntomas de la EM puede ser una oportunidad para explorarlas.

Estos son los principales problemas que pueden surgir a la hora de tener relaciones íntimas, y algunas pistas sobre cómo evitarlos:

  • Espasticidad. Los masajes suaves pueden ser una buena manera de relajar la musculatura, además de favorecer el contacto íntimo. Las posturas deben ser lo más cómodas posible.
  • Fatiga. Los expertos recomiendan reservar para las relaciones íntimas los momentos en los que haya menos cansancio, y descansar después.
  • Cambios de humor o depresión. Nuevamente, la comunicación con la pareja es fundamental si el paciente considera que estos síntomas están afectando a la vida de pareja. Compartirlos también puede ayudar a fortalecer los vínculos y la confianza.
  • Problemas de vejiga. Si aparecen, es importante solicitar la ayuda del especialista (urólogo).
  • Efectos secundarios de la medicación. Algunos de los fármacos para combatir la EM comportan inapetencia y descenso de la libido. Con la ayuda del médico, estos síntomas se pueden ir gestionando, ya que no siempre se dan con la misma intensidad.

En algunos casos, existen ciertas herramientas que pueden ayudar a conllevar los problemas íntimos con más facilidad, en caso de que se produzcan.

Los expertos insisten en que la comunicación debe ser siempre la principal de estas herramientas. En cualquier caso, debe ser constructiva y basada en la comprensión mutua, pero también debe desarrollarse con confianza y sin tabúes.

En algunos casos, este consejo puede no ser suficiente. Así, una de las técnicas que se recomienda es la conocida como mapeo del cuerpo, o body-mapping. Se trata de explorar con calma cuáles son las zonas íntimas más sensibles y cuáles son las menos placenteras, sin miedo de guiar al otro miembro de la pareja. Asimismo, también se aconseja el uso de la masturbación y de los juguetes sexuales, si pueden ayudar al paciente a encontrar con qué sensaciones se siente cómodo y con cuáles no.

Otro punto importante es autoeducarse. Conocer más sobre los síntomas de la EM y entender por qué pueden afectar a la vida íntima puede ser una ayuda fundamental, especialmente a la hora de hablar.

Además, las personas afectadas no deben tener miedo: pueden arreglarse, sentirse sexualmente atractivas y cuidarse tal y como lo harían si no tuvieran la enfermedad. Cuidarse, hacer algo de ejercicio suave y llevar una buena dieta son factores que pueden ayudar a mejorar la autoestima y la propia imagen.

A la hora de estar con la pareja, existen varios factores que ésta debe tener presentes. Uno de ellos es que las caricias, los masajes y el contacto físico ganarán mucha importancia. Los masajes y el contacto progresivo son dos buenas maneras de crear un clima íntimo, que para los pacientes de EM puede ser muy importante. Es necesario, además, que la pareja se mentalice que no siempre actúa como cuidador, sino también como amante. En algún caso puede ser necesaria la ayuda profesional para comprender este cambio de roles.

Enlace al documento original:

Managing sexual problems. Multiple Sclerosis Society, 2012 [acceso: 12 de mayo de 2014]. Disponible en: https://www.mssociety.org.uk/about-ms/signs-and-symptoms/sex-and-relationships/sex-and-relationship-problems

  • Valora este contenido: 

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información