Observatorio Esclerosis Múltiple

Idioma:CA ES

Yo también tengo la EM

Francesca Rauchi: “Tuve un brote muy fuerte y cuando empezaba a pensar en volver al trabajo, me despidieron”

 

18/01/2019     Comentar
Francesca Rauchi

Intentó quedarse embarazada cuando, sin la medicación, tuvo muchos brotes. Paralelamente se rompió su relación de pareja y la esclerosis múltiple la dejó en silla de ruedas. Mientras se recuperaba, la despidieron. Esta italiana de 37 años ha superado todos estos obstáculos y llega a la entrevista en patinete.

- ¿Cuándo te diagnosticaron?

- En 2012, aunque en 2008 tuve mi primer episodio. Veía borroso con un punto en el campo visual, así que fui al oculista y me pidió pruebas para ver si tenía esclerosis múltiple, pero salió que no. Me hicieron una resonancia y no me encontraron nada. Entonces estaba a punto de irme de Italia, ya tenía el billete para venir a vivir aquí.

- ¿Te quedaste tranquila cuando descartaron la enfermedad?

- Sí, pero sin entender qué me había pasado. Me recuperé de la vista aunque tuve alguna recaída. Después, con el tiempo, entendí cosas. Por ejemplo, en 2008 no solo tenía problemas de visión sino que también iba con más frecuencia al baño a orinar, pero entonces no era consciente. Pensé que bebía más agua.

- ¿Qué pasó en 2012?

- Un día estaba sola en la ducha. El agua me caía y sentía un hormigueo del cuello hacia abajo. Fui a urgencias. Me mandaron a casa. Fui a hacer una sesión de acupuntura y allí la doctora me dijo que no me trataría hasta que no fuera a un neurólogo. Volví a urgencias y a partir de aquí me diagnosticaron.

- ¿Cómo es un diagnóstico de EM en un país extranjero sin los padres ni tu red habitual?

- Es complicado, aunque siempre he tenido amigos que han estado cerca. 2018 ha sido un año duro para mí y mi madre pudo venir unos días para ayudarme. Por un lado, vivir el diagnóstico lejos de casa es difícil. Por el otro, aprendes a pedir ayuda, cosa que yo antes no sabía hacer. También he aprendido a organizarme mejor. Debo decir que el año pasado estuve tan mal que me replanteé volver a casa. Sin embargo, cuando me he sentido mejor no he vuelto porque ahora mi vida está aquí.

Vivir el diagnóstico lejos de casa es difícil. Aprendes a pedir ayuda, cosa que yo antes no sabía hacer. También he aprendido a organizarme mejor

- ¿Por qué viniste a Barcelona?

- En realidad fui a Madrid e iba por trabajo, pero al final encontré trabajo en Barcelona.

- ¿A qué te dedicabas?

- Cuando me diagnosticaron trabajaba en cooperación internacional y con el diagnóstico me asusté y dejé el trabajo. Entonces viajaba a América Latina con frecuencia y me entró miedo.

- ¿No te veías capaz de continuar?

- Sí. Intenté cambiar de sector. Me puse a estudiar Antropología Visual porque me interesaba mucho todo lo relacionado con lo audiovisual y la fotografía. Monté un colectivo con otras mujeres y una productora. Pero no fue fácil y volví al mundo de la cooperación, pero ahora a la cooperación europea. Así estuve trabajando durante 4 años hasta el año pasado, que tuve muchos brotes en un año.

Cuando me diagnosticaron trabajaba en cooperación internacional y con el diagnóstico me asusté y dejé el trabajo

- ¿Qué pasó?

- Dejé la medicación, no tomé una rápida decisión con el nuevo tratamiento y tuve un brote muy fuerte. Fue entonces que, cuando estaba de baja, me despidieron.

 

- ¿Cómo fue?

- Fue muy fuerte, sobre todo porque yo trabajaba en proyectos de inserción laboral para personas con discapacidad física e intelectual en una empresa de formación en el sector sociosanitario.

- ¿Cómo lo viviste?

- En la práctica me hicieron un favor, pese a que en aquel momento no lo viví así, sino que fue un trauma para mí.

Mientras estaba de baja me despidieron. Fue muy fuerte pero me hicieron un favor porque mi trabajo requería viajar y trabajar 12 horas al día, un ritmo que ya no aguanto

- ¿Qué quieres decir?

- Tuve un brote muy fuerte y acabé ensilla de ruedas y, después, cuando empezaba a recuperarme y empezaba a pensar en volver al trabajo, me despidieron. En el fondo me hicieron un favor porque mi trabajo requería viajar y puedo hacerlo. Lo que no puedo hacer es viajar y trabajar 12 horas al día porque no aguanto el ritmo.

- ¿Cómo acabaste en silla de ruedas?

- Había dejado la medicación porque me quería quedar embarazada y en dos meses tuve un brote. Al principio no fue muy fuerte, pero después tuve otros más fuertes. Durante los episodios se rompió mi relación de pareja y me ofrecieron otro tratamiento. Sin embargo, mientras esperaba el tratamiento nuevo mi condición empeoró tanto que fui en silla de ruedas porque ya no podía caminar.

- ¿Cómo te lo tomaste?

- Desde el momento del diagnóstico siempre tienes miedo de acabar en una silla de ruedas y cuando acabas en ella es una liberación porque me di cuenta de cómo es la enfermedad. Estar en una silla de ruedas no quiere decir quedarse siempre en silla de ruedas, y así fue para mí. Cuando vas en silla de ruedas dejas de pensar en todas las paranoias que tenías antes, cuando no vas en ella, y simplemente empiezas a organizarte. Te entra un sentido práctico de la existencia porque debes seguir haciendo cosas. Fue una experiencia positiva. El tratamiento me fue bien y ya no necesito la silla pese a que el brote me ha cambiado la vida.

Estar en una silla de ruedas no quiere decir quedarse siempre en silla de ruedas, y así fue para mí. El tratamiento me fue bien y ya no necesito la silla, aunque el brote me ha cambiado la vida

- ¿Qué has cambiado para adaptarte?

- Ahora tengo una incapacidad permanente. Me había aferrado a un trabajo que me agotaba mucho y no me satisfacía porque era el que me hacía sentir que era una persona no enferma y podía fingir que estaba bien. La primera reorganización después de los brotes del año pasado fue asumir que tengo una enfermedad y que hay cosas que no pueden seguir como antes.

- Has pasado de ir en silla de ruedas a ir en patinete.

- El patinete me lo compré para ir al trabajo porque no podía caminar, pero sí podía ir en patinete. En aquel momento era una locura. Estaba mal, no debería haber salido de casa. Ahora, ya recuperada, no tengo problemas para ir en patinete.

Francesca Rauchi tiene un blog en el que habla de su día a día con esclerosis múltiple. Puedes consultarlo en este enlace.

0 comentarios

Acepto la política de privacidad del Observatorio y cedo mis datos personales para recibir más información